jueves, 21 de julio de 2011

¿Qué es Reducción De Daños y que se hace en Costa Rica?


Según la Asociación Internacional de Reducción de Daños (IHRA - por sus siglas en inglés), el enfoque de reducción de daños a las drogas se basa en un fuerte compromiso con la salud pública y los derechos humanos, y beneficia a las personas que consumen drogas, sus familias y la comunidad.

En Costa Rica, al igual que la mayor parte de América Latina, no se mencionan en ningún documento oficial ni institucional sobre las posibilidades y beneficios de este tipo de políticas, mucho menos se desarrollan iniciativas explicitas de reducción de daño en el consumo de drogas.

Aunque las políticas de reducción de daños se han enfocado principalmente en consumidores de heroína y prevención del de la transmisión de VIH, en nuestro país el principal problema con el consumo de sustancias ilegales se podría decir que es ocasionado por el crack. Más adelante se mencionan iniciativas exitosas para reducir los daños en consumidores de crack que se desarrollan en varios países del continente.


La reducción de daños, en esencia, se refiere a las políticas, programas y prácticas que tienen como objetivo reducir los daños asociados con el uso de drogas psicoactivas sin exigir necesariamente el abandono del consumo. La reducción de daños complementa los enfoques que tratan de evitar o reducir el nivel general del consumo de drogas, pero reconoce que muchas personas que usan drogas no pueden o no quieren dejar. También acepta que algunas personas que usan drogas no necesitan tratamiento. Es necesario ofrecer a las personas que consumen drogas opciones que ayuden a minimizar los riesgos de continuar el uso de drogas, y del daño a sí mismos o a otros.

Ejemplos de intervenciones de reducción de daños:
• Programas de intercambio agujas y jeringas
• Sustitución por medicamentos de prescripción (ej: terapia de sustitución de opioides con  metadona)
• Prevención de sobredosis (ej: formación en primeros auxilios y entrega de Naloxona a consumidores de heroína)
• Salas de Consumo de Drogas
• Intervenciones de Ruta en espacios de consumo
• Divulgación y educación de pares
• Políticas de descriminalización y despenalización a usuarios de drogas

El mapa del inicio y el siguiente cuadro (traducidos de informes del 2009 del IHRA), muestra como en Costa Rica no existen iniciativas de reducción de daño, y ni siquiera existe una mención de estas estrategias en las políticas nacionales de drogas, incluido el Plan Nacional de Drogas

Aunque la reducción del daño se ha dirigido principalmente al consumo de heroína y el uso intravenoso (inyectada), en nuestro país esta es una sustancias y un comportamiento poco común. Algunos dirían que el principal problema es el crack, por lo que me gustaría destacar varias estrategias de reducción del daño en consumidores de crack que se han desarrollado en este continente.

En Canadá se ha venido ejecutando y evaluando estrategias como la Safer Crack Coalition o la Safe Crack Use Iniciative por el Programa de Intercambio de Jeringas de Ottawa (Needle Exchange Program), entregan de equipos para el uso seguro de crack (pipas de vidrio, boquillas de goma, pantallas de bronce, bálsamo para labios, condones, etc.) para evitar la inhalación de gases pesados, quemaduras en labios, contagio de enfermedades de transmisión sexual o intervenosa, así como brindar información a consumidores para un uso menos riesgoso. También existen experiencias exitosas de sustitución de crack por cannabis en Brasil y Paraguay: Craqueiros e cracados o Uso "Terapêutico" de Cannabis por dependentes de crack no Brasil, aunque estas apenas están iniciando.


Finalmente es importante resaltar que hace un par de años el Ex Fiscal General de la Republica de Costa Rica Francisco Dall’Anese mencionó la posibilidad de impulsar estrategias de substitución de sustancias para adictos con el fin de afectar los ingresos del “narco”, aunque no se le dió mucha pelota. Esto porque el éxito de este tipo de estrategia de reducción de daño, no se debe medir tanto por su impacto en la economía de las organizaciones criminales que trafican sustancias ilegales, sino en la mejoría de las condiciones de salud de las personas consumidoras de drogas, la reducción de la violencia asociada al consumo y por la obtención de la sustancia, así como la garantía y protección de los derechos fundamentales de todo y toda costarricense.

1 comentario:

  1. Muy interesante éste Blog. Si habría que anotar que el IAFA (que se enfoca en reducción de la demanda) está realizando reducción del daño, un ejemplo es la Clínica de Metadona para personas usuarias de sustancias opioides.

    ResponderEliminar